¿Qué es la agorafobia?

Para empezar a entender este trastorno es bueno conocer el origen de su nombre. Está formado por dos palabras del griego: Agora (Plaza o mercado) y Phobos (Miedo). Este trastorno está relacionado con el miedo intenso a lugares abiertos o públicos. En la mayoría de casos, la reacción a esto puede llevar a la persona a sufrir una crisis de pánico, una reacción de miedo extremo ante una situación que no pueden soportar y con unos síntomas muy característicos.

En una crisis o ataque de pánico encontramos las siguientes reacciones que pueden seguir o no el mismo orden.

Ahogo, falta de aire, sensación de oclusión respiratoria.
Hiperventilación.
Taquicardia (Aceleración brusca del ritmo cardíaco).
Temblores en las extremidades, pinchazos, calambres, insensibilidad.
Mareo y posible vértigo.
Dolor en el pecho.
Náuseas, ganas de vomitar, dificultad al tragar.
Sensación de irrealidad, pensamientos catastróficos de muerte o de pérdida de control.
Visión borrosa e incluso pérdida de la misma.
Posible pérdida de consciencia.

Cada persona difiere un poco en la aparición de estos síntomas y algunos de ellos pueden no llegar a aparecer (como en muchos casos la pérdida de consciencia), pero en todos los casos existe una gran angustia emocional que empeora y mantiene esta sintomatología, haciendo de la experiencia algo terrible. La mayoría de personas culminan este estado con un gran miedo a la muerte, a perder la cabeza y el control y no poder recuperarse.

Cabe destacar que en estos ataques, normalmente, la persona no corre peligro de muerte ni de volverse loco. La sensación de asfixia es contraria a la realidad que suele ser una hiperventilación, es decir, el cuerpo tiene demasiado oxígeno, no carece de él, y por lo tanto no podemos asfixiarnos. Los mareos son resultado de este exceso, no del defecto del mismo.

Los pacientes que sufren estos síntomas también sufren porque en los puestos de urgencias, en los que les suelen atender después de tener uno, les suelen decir que no les pasa nada. Esto es debido a que realmente su cuerpo no está fallando, es un fallo de su mente.

En estos casos se genera un miedo al propio miedo y, conforme vamos evitando una situación que nos es aterradora, la vamos convirtiendo en algo mucho peor que puede hacer que nuestras vidas queden condicionadas.

agora

¿Cómo se genera la agorafobia?

Para empezar a comprender los pasos que pueden llevar a este trastorno aqui se detalla un posible camino hacia el mismo, no en todo caso seguirá estos pasos, pero es una buena manera de comprender el camino.

Suele empezar por sufrir miedo en una situación pública, un lugar abierto o concurrido, evitando la situación en futuras ocasiones.
En algún momento tiene que volver a pasar por ello y este miedo empeora, gracias, en gran parte, a la evitación del mismo. Aquí se genera el primer ataque de pánico.
Se empiezan a evitar las situaciones cercanas a la que ha disparado el ataque y cualquier situación similar.
Se repiten los ataques en situaciones similares y de cada vez nos retraemos más a nuestro "lugar seguro" ,normalmente la vivienda.
En estos momentos pueden sufrir ataques por anticipación, lo cual quiere decir que el pensamiento o simplemente la idea de tener que exponerse les provocan un ataque. De esta manera, la reclusión puede ser su única carta para "mantener la vida" o " mantener la cordura".

Cabe decir que el tiempo juega un papel importante en este trastorno, cuanto más pasa, más difícil y duro se hace para el paciente y más complicado el tratamiento.

soledad y miedo

¿Puede mejorar un agorafóbico con terapia?

Realmente sí, el tratamiento se basa en atacar a la fobia, la terapia cognitivo-conductual se utiliza para tratar cualquier tipo de fobia con un éxito muy notable, manteniendo la comodidad del paciente hasta donde sea posible.

La terapia suele comenzar por una explicación pormenorizada de lo que es realmente una fobia y de donde viene, haciendo hincapié en los síntomas que se sufren y en las sensaciones y pensamientos que produce; esto establece una base para empezar a trabajar sobre el miedo.

Tras esto, normalmente se empieza con exposiciones en imaginación (in vitro) muy escaladas, siempre manteniendo la comodidad del paciente, y después llegando a las exposiciones en la vida real (in vivo). De esta forma, podemos avanzar al ritmo del paciente y generar una situación de confianza donde antes solo había miedo.

Cada paciente es diferente y necesita más o menos cantidad de exposiciones para poder mejorar en este trastorno, pero tiene buen pronóstico si la persona desea mejorar y se esfuerza por ello.

Es importante comprender que no se le va a obligar al paciente a hacer nada, ni se le empujará a ello. Es tan importante que esté cómodo y desee la mejoría, como el mismo hecho de mejorar. Por lo tanto, un buen especialista hará sentir seguridad y confianza a sus pacientes, incluso en situaciones incómodas o potencialmente fóbicas.

Muchas veces puede ser complicado, para una persona con este trastorno, acudir a terapia puesto que el mismo miedo puede impedir que salgan de su "lugar seguro". Para estos casos está habilitada en esta página una sección de terapia on-line, para facilitar el acceso a la ayuda que necesitan, de una forma más cómoda y adecuada para ellos.

Placeholder image

Calle Alcudia 51, Consell, Islas Baleares

Placeholder image Placeholder image Placeholder image
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información