MCI:

Movimientos de cabeza inducidos.

Se trata de una técnica creada por Roberto Aguado Romo, psicólogo del Instituto Europeo de Psicoterapias de Tiempo Limitado situada en Madrid.

Las técnicas post-ericksonianas de hipnosis son muy efectivas, pero aún así hay un porcentaje, el 30% de la población, que no logran entrar en estado hipnótico o F.D.S (Focalización por Disociación Selectiva). También hay que tener en cuenta que existen personas para las que las técnicas post-ericksonianas no son una opción, por la imposibilidad de ponerlas en práctica, como por ejemplo: personas que sufren una sordera o accidentes cráneo-encefálicos.

La MCI en cambio tiene unas estadísticas más interesantes. Prácticamente cualquier persona puede entrar en trance con la MCI, incluyendo los casos a los que me he referido en el anterior párrafo. La media de tratamiento de un caso de ansiedad se puede reducir a 4 sesiones en semanas diferentes ahorrando tiempo, esfuerzo y dinero al paciente.

Este tratamiento se basa en una serie de movimientos de la cabeza, como su nombre indica, prácticamente involuntarios para el paciente y puede adjuntarse, aunque no es necesario una interacción verbal. En este caso se habla de una hipnosis "no verbal" puesto que, no es necesario que el paciente verbalice inicialmente sus problemas y esto puede ser una ventaja ya que suele ser lo más doloroso. También es una gran ayuda para producir una relación empática entre terapeuta y cliente lo que facilita el tratamiento.

Este método tiene en cuenta aspectos relacionados con el sistema nervioso autónomo, puesto que actúa sobre el tronco encefálico y no el córtex, que es la parte más antigua de nuestro cerebro donde podemos encontrar los impulsos más básicos y las funciones más importantes.

Para empezar, se aplica un test corporal con el que se consigue acceso al nivel emocional, facilitando la integración corporal-emocional, trabajando con las respuestas emocionales asociadas a la rigidez corporal. Se estimula y potencia el contacto que tiene el paciente con su inconsciente trabajando sus límites perceptivos.

mci

La técnica se aplica siguiendo normalmente estos pasos:

-Historia clínica: Como en cualquier terapia se debe saber la historia del paciente y aplicar la técnica si el terapeuta considera que es la mejor vía para ayudar.
-Verificar que el paciente no tenga problemas cervicales, ni problemas disociativos, ni consume substancias que puedan imposibilitar el uso de la MCI.
-Tener un vínculo de confianza terapeuta-paciente (puesto que la terapia se facilita y la mejoría es considerablemente mayor).
-Se describe la técnica al paciente para que comprenda y acepte el procedimiento y si siente algo de ansiedad ante ello se le puede preparar con otras formas de relajación (aunque esto es poco habitual).
-El paciente se sienta en un lugar cómodo y se relaja durante unos minutos usando una respiración diafragmática (que el terapeuta debe de enseñar).
-Aplicación de la técnica. En este momento se siguen una serie de pasos que conlleva la técnica y que son necesarios para su correcto funcionamiento. A saber:
-Inicio
-Protocolo de exploración
-Detección de bloqueos
-Anclajes
-Reinterpretación emocional
-Reiteraciones
-Finalización
-Reevaluación
-Finalizada la sesión el paciente puede comentar lo que ha sentido con respecto a lo que se haya trabajado ya que el bloqueo fisiológico ante el problema no existe. En este momento la terapia avanza de forma más rauda y eficiente.

•REFERENCIAS: Aguado, Roberto. Manual práctico de Terapia de Interacción Recíproca: Hipnosis Clínica en Psicoterapia. Madrid: Editorial Síntesis S.A.; 2005.

Placeholder image

Calle Alcudia 51, Consell, Islas Baleares

Placeholder image Placeholder image Placeholder image
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información