¿Qué es un psicólogo?

De entrada y como base, es un profesional, licenciado, graduado, postgraduado o doctorado, en el área de la psicología, con entre 4 y 8 años de conocimientos estudiados e interiorizados para poder ponerlos en práctica en el mundo real, ya sea en una consulta privada o en otros puestos de trabajo. La mayoría de los psicólogos tienen vocación por su trabajo e intentan ayudar porque eso es lo que desean, se han esforzado mucho por llegar a poder hacerlo y ese esfuerzo y esa vocación les hace ser, en la mayoría de los casos, los primeros interesados en la mejoría de los pacientes.

Cabe destacar que existen psicólogos que trabajan en áreas de recursos humanos, evaluación de personal, pruebas científicas en laboratorio, estadística social y un largo etc. De todos modos, en este texto voy a centrarme en los que nos dedicamos a la salud mental, ya sea en centros privados o públicos.

Un psicólogo con experiencia profesional es una persona que ya ha puesto en práctica sus conocimientos y que, en pocas palabras, ha tenido experiencia de campo, cosa que enriquece sus conocimientos y herramientas para ayudar a las personas que lo visitan. Muchas veces pensamos que sorprenderemos al psicólogo con nuestro problema o que nunca habrá visto nada similar, pero con la experiencia, el profesional aprende a no sorprenderse, puesto que vemos día a día a muchas personas con problemas que, en un principio podrían sorprendernos, pero que con los años vemos como problemas normales y que debemos ayudar a solucionar.

Por tanto, un psicólogo es una persona con estudios universitarios y conocimientos del funcionamiento de la mente humana, en cuanto a su comportamiento, las relaciones que tiene sobre su psique (mente), sobre sus emociones relacionadas, el desarrollo de la misma y los trastornos que pueden producirse o se han producido. Del mismo modo posee unas técnicas que le ayudan a poder ayudar a cada persona en cada uno de estos aspectos, buscando siempre la mejoría y el refuerzo de la misma. Por último, todo este esfuerzo está colmado de unas herramientas para poder prevenir y controlar posibles recaídas puesto que, no sólo se quiere arreglar un problema, se quiere evitar que vuelva a surgir.

Por último, sólo cabe añadir que estos conocimientos se basan en un aprendizaje científico, con pruebas empíricas y comprobables, años de estudio y una base científica muy importante. Existen a día de hoy muchos "tratamientos" basados en técnicas pseudo-científicas que prometen una mejoría casi-mágica (extremadamente rápida) ante problemas profundos y con gran afectación; los psicólogos luchamos día a día para poder evitar que personas caigan en estos tratamientos que pueden, y la mayoría de veces lo hacen, provocar un empeoramiento en la persona que los padece.

Un breve apunte sobre el "coaching", una práctica loable que se basa en el "entrenamiento" de la persona en asuntos referentes a la mente y las emociones. Para comprender estos dos aspectos de las personas hacen falta años para comprender en profundidad de lo que estamos hablando, muchos "coach" han pasado entre uno y seis meses de su vida aprendiendo directamente una serie básica de técnicas que no funcionan en muchos casos. Quiero recalcar que todo psicólogo es "coach" pero que muy pocos "coach" son psicólogos, se basan en un aprendizaje corto y la necesidad de ayuda de las personas que puede provocar daños a las mismas a medio-largo plazo.

Van Gogh

¿Qué hace un psicólogo?

Voy a centrarme en la terapia cognitivo-conductual puesto que es la que practico en mi despacho.

Un profesional centrado en este tipo de terapia busca un conocimiento puramente científico de la psicología, así cómo tratamientos adecuados y verificados para cada uno de los trastornos que puede encontrarse en su práctica profesional (incluyendo variaciones de los mismos para poder adaptarlos a cada persona. Es, por lo tanto, un "entrenador" en nuestras habilidades de afrontamiento de problemas y en la forma de actuar ante los mismos.

De base, un psicólogo no va a recetar ningún fármaco a sus pacientes, la mejoría se obtienen de técnicas que se realizan en consulta y fuera de ella con un seguimiento para verificar su funcionamiento.

También debemos comprender que un psicólogo no lee la mente ni predice el futuro. Puede tener un conocimiento profundo del comportamiento humano, lo que ayuda a predecir y tratar conductas con mayor o menor habilidad, pero dentro de unos conocimientos obtenidos por el esfuerzo, la práctica y, en gran medida, su voluntad.

En muchos casos me han planteado la pregunta "¿Cuánto va a durar la terapia?", algo que para cualquier psicólogo es imposible de saber puesto que no somos máquinas, ni el paciente ni el terapeuta, no podemos saber cuál es tu fuerza de voluntad, tu implicación en la terapia ni tus ansias de mejora, sin conocerte. Siempre esperamos lo mejor de cada paciente dando el 100% de nosotros mismos para llegar a una mejoría significativa pronto, pero dependemos de nuestros "jefes" que sois vosotros, las personas que vienen a consulta. La terapia es un proceso activo por ambas partes y es tan importante el trabajo del psicólogo como la implicación del paciente.

Es importante comprender también que un psicólogo no da "consejos", esos son los comentarios que puede darte un padre, una madre, un hermano o hermana o incluso un amigo, pero en terapia se busca la mejoría, los comentarios e indicaciones del profesional siempre están indicados para el avance de la terapia de una forma práctica y útil.

Las primeras sesiones de terapia suelen destinarse a la evaluación del problema, fijándonos en lo que puede ser realmente algo que provoque un "padecimiento" al paciente y también en las posibles causas del problema. Normalmente, la evaluación sigue durante todo el proceso, esto es sencillamente porque a medida que algo desaparece podemos ver más claramente alguna de las causas que provocaba el problema, de esta manera podemos erradicarlo juntos.
Una vez encontrados los ítems que buscamos, se plantea al paciente lo que hemos visto para ajustar bien un primer diagnóstico y marcar unas pautas a seguir y un objetivo a alcanzar, un objetivo que, a partir de este punto, será común para los dos y por el cual nos esforzaremos juntos.
Tras esto, se empieza el tratamiento (siempre teniendo en cuenta esa continua evaluación de fondo), para lo cual el profesional busca entrenar en esas estrategias al paciente (ya sean psicológicas como conductuales) y viendo los resultados obtenidos. Siempre hay que hacer consciente al paciente de cuáles son las causas de su problema para poder evitar posibles recaídas en el futuro.

Puntualizo en este momento que la evaluación no se basa en decir que hay algo mal ni en poner nota al paciente, simplemente en ver lo que le hace daño para poder ayudar mejor, no debemos sentirnos juzgados, puesto que en ningún caso es así.

Tras el tratamiento recordamos al paciente todo lo conseguido, viendo que se comprenda todo el camino recorrido y desde donde empezamos. Hacemos de nuevo hincapié en las causas del problema haciendo evidente la capacidad de cada uno para poder prevenirlo y sobretodo dando las herramientas para que este no vuelva a ser un problema.
Finalmente, las sesiones se espacian más en el tiempo llegando a tener una varios meses separada de la anterior para verificar que el problema está solucionado y, de surgir alguna cosa, siempre estar preparados para solucionarla rápidamente. Esta etapa es llamada "separación" o "seguimiento".

Para terminar este apartado sólo queda añadir que el psicólogo intenta ayudar y motivar, usar las herramientas para ayudar a cada uno en lo que necesita (muchas veces no en lo que quiere, puesto que la terapia es para solucionar un problema y no siempre esto es agradable). En nuestra práctica profesional sabemos que este camino, que ahora he explicado de una forma muy liviana, puede ser duro y, por lo tanto, intentamos ayudar a cada uno, no sólo con su problema o trastorno, sino también con los ánimos y la motivación necesaria para llegar al final del camino.

Placeholder image

Calle Alcudia 51, Consell, Islas Baleares

Placeholder image Placeholder image Placeholder image
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información